JPMorgan Chase, el mayor banco de EE.UU. por activos, ha recortado a la mitad el bono anual que concede a su consejero delegado, Jamie Dimon, debido al escándalo de las pérdidas de más de 6.000 millones de dólares que provocaron las arriesgadas operaciones de derivados de la oficina de Londres.

Dimon se embolsó 11,5 millones de dólares en 2012, incluyendo 1,5 millones de salario y otros 10 millones en acciones de la entidad, frente a los 21,5 millones en acciones y 1,5 millones de salario que había ganado en 2011, cuando se alzó como el director ejecutivo mejor pagado de los grandes bancos de EE.UU.

"Como consejero delegado, Dimon es el responsable último de los fallos que llevaron a las pérdidas" que registró la división de inversión del banco en Londres, afirmó el consejo de administración de la empresa en un documento interpuesto ante la Comisión del Mercado de Valores de EE.UU. (SEC, por sus siglas en inglés).

En mayo pasado, Dimon reconoció que se cometieron errores "mayúsculos" en las operaciones de derivados de la entidad financiera que produjeron unas pérdidas que entonces cifró en al menos 2.000 millones de dólares pero terminaron elevándose hasta los 6.200 millones.

Uno de los corredores de bolsa de JPMorgan en Londres, conocido como "la ballena de Londres" o "Voldemort" (en referencia al villano de Harry Potter), estaba llevando a cabo unas masivas y arriesgadas transacciones que propiciaron esas multimillonarias pérdidas, que reabrieron el debate sobre la necesidad de controlar más a la banca.

El escándalo ocasionó la salida de la directora de la oficina de inversiones (CIO, en inglés) del banco, Ina Drew, así como de tres empleados de la oficina de Londres, entre ellos Bruno Iksil, el francés conocido como la "ballena de Londres", y el español Javier Martín Artajo.

Ahora ha provocado también la reducción de la paga del consejero delegado de la firma, y eso a pesar de haber anunciado hoy que cerró su ejercicio fiscal 2012 con una cifra récord de beneficio neto de 21.300 millones de dólares, un 12 % más que en 2011.

Las acciones de JPMorgan Chase, que habían comenzado el día a la baja, se recuperaban y dos horas después del inicio de la sesión en la bolsa de Nueva York subían el 0,47 % para cambiarse por 46,59 dólares cada una, de forma que en los últimos 12 meses acumulan una revalorización de 29 %.