El banco de inversiones Goldman Sachs logró un beneficio neto de 7.480 millones de dólares en 2012, un 68 % más que en el año anterior, gracias al incremento en todas sus áreas de negocio y la mejora de su gestión.

Estos resultados se consiguieron a partir de unos ingresos de 34.160 millones de dólares, un 19 % más que en 2011, según anunció la entidad en un comunicado.

Los beneficios anuales por acción fueron 14,13 dólares, frente a los 4,51 dólares del ejercicio de 2011.

En el cuarto trimestre del año anterior, Goldman Sachs obtuvo un beneficio neto de 2.890 millones de dólares (frente a los 1.010 millones del mismo período de 2011).

En este último trimestre, que es en el que suelen centrar su atención los analistas financieros estadounidenses, la entidad anunció un beneficio de 5,60 dólares por acción, frente a los 3,78 que habían pronosticado estos expertos.

Goldman Sachs explicó que los resultados se basaron en una robusta progresión de las fusiones y adquisiciones empresariales, emisiones de deuda, operaciones en bolsa y asesoría financiera.

El presidente y consejero delegado de la firma, Lloyd Blankfein, resaltó que la entidad logró "un sólido resultado para nuestros accionistas" a pesar de que "las condiciones económicas continuaron siendo difíciles durante gran parte del año pasado".

Tras la presentación de estos resultados, las acciones de Goldman Sachs subían un 2,54 % en las operaciones electrónicas previas a la apertura de la bolsa de Wall Street.