El pleno del Parlamento Europeo (PE) aprobó hoy una resolución que pide a los países miembros que provean a los jóvenes que lleven más de cuatro meses en paro de una oferta formativa o laboral.

La medida, llamada "garantía de juventud" y propuesta ya en diciembre por la Comisión Europea (CE), ha recibido el respaldo del hemiciclo por 546 votos a favor, 96 en contra y 28 abstenciones.

La iniciativa será de aplicación, por los países que se sumen a ella, a los menores de 26 años que hayan terminado sus estudios hace más de cuatro meses o estén en situación de desempleo.

Las personas que cumplan con esos requisitos deben recibir "una oferta de calidad de trabajo, para continuar sus estudios, hacer períodos de prácticas o aprendizaje", dice la resolución.

Los eurodiputados pidieron a la CE que la garantía de juventud se traduzca en una directiva para que así sea obligatoria para los países.

Por ahora, la iniciativa es una orientación para los Estados miembros y depende de su voluntad y las posibilidades de financiación que consiguen de Bruselas llevarla a cabo o no.

En este sentido, el PE pidió a la Comisión dar cuentas de cómo sufragará estos programas en los Estados miembros dado que los países con mayor desempleo juvenil son también los que sufren mayores restricciones presupuestarias.

El comisario europeo de Empleo, Laszlo Andor, apuntó en el debate previo al voto que la "garantía de juventud" recibirá ayudas del Fondo Social Europeo, un instrumento sin cantidad establecida hasta que se acuerde el marco presupuestario plurianual del periodo 2014-2020.

Según los últimos datos de Eurostat, España ha superado la barrera de los seis millones de parados, de los que el 56,5 por ciento son jóvenes menores de 25 años.

Andor, por su parte, afirmó que la garantía de juventud "es una inversión" y que la medida "retornará beneficios en el futuro".

La iniciativa se discutirá entre los Veintisiete en la próxima reunión de los ministros de Empleo de la Unión, que se celebrará el 28 de febrero próximo.

El presidente de Irlanda, Enda Kenny, cuyo país ejerce la presidencia de turno de la UE hasta fines de junio próximo, dijo que "la garantía de juventud" será una de las "principales prioridades" para los próximos seis meses.