El índice de precios de consumo (IPC) de Estados Unidos se mantuvo sin cambios en diciembre y cerró el año con una inflación del 1,7 %, informó hoy el Departamento de Trabajo.

La inflación subyacente, que excluye los precios de alimentos y energía, fue del 0,1 % en diciembre, y del 1,9 % en el año.

En diciembre los precios de los alimentos subieron un 0,2 % y en todo el año aumentaron un 1,8 %, según el informe del Gobierno.

Por su parte, los precios que los consumidores pagaron por la energía bajaron en diciembre un 1,2 % y en todo el año aumentaron apenas 0,5 %.

Los datos confirman que la Reserva Federal tiene espacio para continuar con sus políticas monetarias que incluyen una tasa de interés de referencia por debajo del 0,25 % desde diciembre de 2008, y que ha prometido que mantendrá hasta 2015.

Los precios que los consumidores en EE.UU. pagaron en 2012 por la vivienda subieron 2,2 %, y los pagados por los servicios médicos aumentaron un 3,7 %, según el informe del Gobierno.