Activistas del ambientalista Centro Humboldt y vecinos de un barrio de Managua denunciaron hoy ante la Procuraduría General de la República lo que consideran un "atentado" contra un bosque en el cerro Mokorón, calificado como un "pulmón" de esta capital, por la construcción de un muro en sus alrededores.

La denuncia fue hecha ante la Procuraduría y la oficina de Medio Ambiente de la Alcaldía de Managua por ambientalistas y vecinos del lugar, declaró a Efe la oficial de incidencia en industria del Centro Humboldt, Tania Sosa.

El Mokorón es un cerro de 270 metros de altura cubierto por 17 hectáreas de bosque tropical seco, según el organismo no gubernamental.

La construcción del muro, cuya extensión no fue precisada, está "alterando" el medio ambiente local, al talar árboles, cambiar el uso de suelo y contaminar el aire por levantamiento de polvo, según ese organismo.

Sosa afirmó que si el sitio es urbanizado, Managua perdería capacidad de recarga hídrica, y también existe la posibilidad de un deslizamiento de tierra que produciría un desastre sobre unas 300 viviendas en la colonia Miguel Bonilla y en la estatal Universidad Autónoma de Nicaragua (UNAN).

Basado en estas consideraciones, el pasado Concejo Municipal de Managua emitió en 2008 un mandato en el que prohíbe cualquier tipo de construcción en el cerro, recordó Sosa.

La Asamblea Nacional de Nicaragua aún no se ha pronunciado sobre el proyecto de ley, presentado en 2007, que declararía al cerro Mokorón como un área protegida, entre otras razones, según algunos legisladores, porque no reúne los requisitos para ser considerado como tal debido a sus pequeñas dimensiones.

El Centro Humboldt se abstuvo de acusar a alguien en específico sobre la construcción de ese muro, debido a que desconocen con exactitud quién es el responsable.

El Mokorón (aves en el dialecto no formal de los indígenas miskitos) está bajo la administración del Ejército de Nicaragua desde los años ochenta, que no se ha pronunciado al respecto.