Cientos de productores y comerciantes protestaron hoy pacíficamente en Managua frente a la sede de la Corte Suprema de Justicia para pedir que suspendan las ejecuciones de sentencias de desalojos por sus deudas con los bancos, valoradas en 35 millones de dólares.

El plantón, que interrumpió temporalmente el tráfico de vehículos, fue organizado por el llamado Movimiento de Productores, Comerciantes, Microempresarios y Asalariados, conocido localmente como "No Pagos".

El dirigente de los manifestantes, Omar Vílchez, dijo a periodistas que piden a la Corte Suprema que detenga el curso de al menos 600 juicios por deudas, en los que se autoriza a los bancos a tomar posesión de las propiedades de los productores morosos.

"Le venimos a solicitar a los magistrados de la Corte Suprema a que no se ejecuten estas órdenes de desalojo, porque también estamos negociando con los bancos", señaló el dirigente.

Según Vílchez, actualmente se encuentran renegociando sus deudas con los bancos y añadió que las propiedades en disputa judicial suman unos 15 millones de dólares.

Vílchez indicó que hay 3.000 productores de ocho provincias, principalmente del norte de Nicaragua, que no han negociado con los bancos y enfrentan órdenes de desalojo.

El dirigente de los "No Pago" advirtió que si las órdenes de desalojo se ejecutan "se iniciaría un gran problema, debido a que no vamos a entregar esas propiedades porque su valor es más que la deuda".

Los "No Pagos" protagonizaron hace cuatro años y medio hechos violentos contra entidades financieras en el norte del país, al protestar contra lo que califican de "intereses leoninos" de hasta 60 por ciento anual cobrados por las microfinancieras.