La Agencia Federal de Control Nuclear de Bélgica (AFCN) afirmó hoy que se inclina por reabrir los reactores de Doel 3 y Tihange 2, cerrados temporalmente por razones de seguridad, pero pidió más información a su operadora antes de dar su veredicto.

En un comunicado de prensa, la AFCN señaló que en este momento no encuentra "elementos" que indiquen que los reactores deban ser cerrados de manera definitiva, pese a lo que ha decidido solicitar a Electrabel -la empresa que los opera- que aporte más detalles sobre la situación antes de recomendar la reapertura de ambos.

"La agencia ha pedido a Electrabel que aporte informaciones adicionales y que efectúe aún ciertas pruebas durante las próximas semanas", puntualizó.

Esta decisión se produce una semana después de que el grupo de expertos internacionales consultado por la agencia respaldara la continuidad de ambas instalaciones, que se encuentran paradas desde el verano, tras detectarse miles de pequeñas fisuras en el acero de la vasija que recubre los reactores.

"Una vez que disponga de todos los datos, (la agencia) podrá estimar que el margen de seguridad se mantiene intacto", precisó hoy la institución.

Por su parte, Electrabel afirmó que "toma nota de esta petición y tomará en consecuencia las medidas necesarias en el plazo más breve posible", según un comunicado de la empresa.

La eléctrica subrayó que la "máxima seguridad" de sus instalaciones es una "prioridad absoluta" para asegurar el respeto a la población y al medio ambiente.

Los especialistas internacionales consultados por la AFCN concluyeron que los materiales con que se construyeron ambos reactores son resistentes, pese a las anomalías detectadas, y que, por tanto, las centrales pueden volver a la actividad sin peligro, coincidiendo con la opinión expresada por la propia Electrabel a finales de noviembre.

Sin embargo, las asociaciones ecologistas y el grupo de Los Verdes del Parlamento Europeo expresaron su rechazo a la reapertura de ambos reactores, al considerar que supondría un riesgo innecesario.

Una vez que la agencia nuclear belga tome una decisión, corresponderá al Gobierno liderado por Elio di Rupo pronunciar el veredicto final sobre el futuro de los dos reactores.