El presidente francés, François Hollande, indicó hoy que su país tiene ya desplegados en Mali 750 militares y avanzó que esa cifra va a aumentar, aunque la idea es ceder la responsabilidad de las operaciones a los africanos.

"Estamos confiados en la rapidez con la que podremos detener a los agresores, los enemigos, los terroristas", dijo Hollande sobre la crisis de Mali, durante una visita a la base militar que Francia tiene en Abu Dabi.

Indicó que los militares africanos están tomando posiciones, lo que "va a tardar todavía una buena semana" y "permitir el restablecimiento de la integridad territorial de Mali".

Sobre la presencia francesa, el jefe del Estado precisó que "por el momento tenemos 750 hombres, eso va a aumentar" antes de que se pongan al frente las tropas de los países africanos.

También indicó que la pasada noche la operación llevada a cabo desde el aire por los militares franceses alcanzó nuevos objetivos y que "los grupos terroristas" habían sido detenidos en su avance.

Igualmente señaló que había dado la directiva de evitar en los bombardeos daños colaterales en la población civil.

Puntualizó que los bombardeos de esta noche en una ciudad del oeste tenían como objetivo echar "a los terroristas que se habían refugiado".

"Tenemos que tener mucho cuidado, es la consigna que he dado para evitar daños a la población civil (...) Esta noche ha habido objetivos perfectamente selectivos para que no hubiera consecuencias dañinas para la población civil", aseguró.