El Tribunal Supremo de Pakistán ordenó hoy el arresto del primer ministro del país, Rajá Pervez Ashraf, en relación a un caso de corrupción registrado en la etapa en que era ministro de Energía, informaron fuentes de esa corte de justicia.

Citadas por medios locales, las fuentes precisaron que la orden de detención, dictada poco después del mediodía local, afecta también a otras quince personas, que deben ser llevadas ante el Tribunal Supremo en un plazo de 24 horas.

El actual jefe de Gobierno fue responsable de Energía y Agua entre inicios de 2008 y 2011, período en el que se le achacan irregularidades en el fracaso de una iniciativa para reducir la escasez energética con el alquiler de plantas eléctricas privadas.

El proyecto, en el que participaron empresas privadas extranjeras, costó miles de millones de dólares al erario público pero apenas ayudó a paliar la escasez endémica de electricidad que sufre el país asiático.

Ashraf llegó a ser denominado por algunos medios locales como "alquileres Rajá", y la sombra del proceso judicial abierto planeó el pasado junio sobre su nombramiento como sustituto de Yusuf Razá Guilani, el anterior primer ministro.

Guilani fue inhabilitado por el Tribunal Supremo tras ser condenado por desacato en otro caso de corrupción, que en aquel caso implicaba al presidente del país, Asif Alí Zardari.

La noticia de la orden de arresto del primer ministro ha caído como una bomba política en Islamabad, cuyo centro permanece tomado por miles seguidores del clérigo reformista Tahirul Qadri, que hoy arremetió en un discurso contra la corrupción política en Pakistán.