El fabricante japonés Nissan mostró hoy en el Salón Internacional del Automóvil de Norteamérica (NAIAS), en Detroit (EE.UU.), las líneas de la futura generación del todoterreno Murano con el debut mundial del prototipo Resonance.

El diseño del Nissan Resonance revela agresividad, con un frontal rotundo y afilado, dominado por el juego de luces LED que se extienden hacia el parabrisas siguiendo las líneas del capó.

La parte trasera está dominada por un panel de cristal de generosas proporciones, extendido hasta el techo, lo que genera una sensación de amplitud en todo el habitáculo.

Otro elemento estilístico destacado son los neumáticos, 22 pulgadas de cinco radios y aleación de aluminio.

En el interior domina el color blanco de la tapicería y el azul de las luces de las pantallas situadas en el tablero de mandos, hecho con madera, y que ofrecen la información en capas para proporcionar una sensación de holograma.

El vehículo está propulsado por un sistema híbrido compuesto por un motor de gasolina de 2,5 litros DOHC y un motor eléctrico de alto rendimiento. El sistema de propulsión está acoplado a una transmisión Xtronic CVT.

Para el sistema eléctrico, el Resonance está dotado con una batería compacta laminada de litio-ion y un control inteligente de carga de batería.

Francis Bancon, gerente general de la división Nissan, dijo en la presentación del vehículo que "el prototipo Resonance quiere ser provocador, energético y comprometedor hasta el punto de polarizar".

"Este diseño no es para los tradicionales compradores de todoterrenos diseñados con dos cajas sino aquellos para los que la moda y el diseño son una declaración" añadió Bancon.