El Gobierno británico anunció hoy una reforma de los salarios de la policía que supondrá la rebaja de más de un 17 % en el sueldo de los nuevos agentes, que partirá de 19.000 libras (22.860 euros)

Los ajustes suponen la primera reforma salarial en profundidad que Scotland Yard experimenta en 30 años y el Ejecutivo aseguró que forman parte de un programa para "modernizar los sueldos de la policía, con el fin de que sean justos tanto para los agentes como para los contribuyentes".

Además de rebajar en 4.000 libras (4.800 euros) el sueldo de quienes acaban de ingresar en el cuerpo, la reforma incluye un complemento de mil libras (1.200 euros) en concepto de rendimiento y dietas de 15 libras (18 euros) para los que realicen servicios fuera de su circunscripción.

El Gobierno encargó el año pasado un informe sobre la reforma del actual sistema salarial de la policía, diseñado hace tres décadas, al abogado Tom Winsor, que propuso un recorte en el presupuesto de sueldos de 1.000 millones de libras (1.200 millones de euros).

Una de las propuestas de Winsor, con la que se proponía hacer frente a la rebaja del 23 por ciento en el presupuesto de Scotland Yard en los próximos tres años, fueron despidos.

Esta medida, que hubiera afectado por primera vez a policías, no será aplicada de momento por el Gobierno por recomendación de un tribunal de arbitraje.

La ministra británica de Interior, Theresa May, explicó hoy al presentar la reforma que se trata de llevar a cabo una modernización y una reestructuración importante de la policía, pero recordó que "los agentes merecen unos sueldos que reconozcan su importante papel en la lucha contra el crimen y en la seguridad pública".

Los recortes que Scotland Yard debe acometer para 2015 han promovido iniciativas como la prevista venta de su emblemática sede en el centro de Londres, la reducción de altos cargos o el cierre de comisarías.