El Gobierno de Costa Rica anunció hoy que tomará una serie de medidas, inclusive la presentación de un proyecto de ley, para evitar que continúe el ingreso masivo de capitales especulativos o "golondrinas", atraídos por las altas tasas de interés en el país.

La presidenta Laura Chinchilla informó en rueda de prensa que a partir de la próxima semana el Ejecutivo presentará una propuesta de ley "para desincentivar el ingreso de capitales externos motivados por diferenciales en los rendimientos financieros".

Además, el Gobierno emitió hoy una directriz para coordinar las políticas de captación de recursos por parte de los bancos públicos y bajar las tasas de interés, que en este momento son mucho más altas que las de países desarrollados.

El objetivo fundamental de las autoridades, según afirmó en la misma rueda de prensa el vicepresidente Luis Liberman, es "evitar que la entrada de estos recursos de corto plazo repercuta sobre la estabilidad macroeconómica del país".

Los capitales "golondrina" son recursos extranjeros que se invierten en un país por poco tiempo para aprovechar las tasas de interés en moneda local, en este caso en colones, pues actualmente son más altas que las de dólares.

La tasa básica pasiva en colones se encuentra en este momento en un 9 %, mientras que en Estados Unidos, la tasa en dólares ronda el 0,25 %.

Liberman explicó que la entrada de este tipo de capitales se ha incrementado mucho desde finales del año anterior, lo que ha presionado el valor del dólar hacia abajo en el mercado local.

Esta situación afecta especialmente a sectores como el exportador y la industria turística, y ha obligado al Banco Central a intervenir en el mercado cambiario para captar el exceso de dólares.

El vicepresidente detalló que entre las medidas que contempla el proyecto de ley para desincentivar el ingreso de estos flujos de dinero está "la sujeción de esos capitales a encajes especiales y la imposición de recargos a los rendimientos que generen la colocación de los mismos".

Para Liberman, lo que ha sucedido es que Costa Rica fue recién "descubierta" por estos inversionistas especuladores y reconoció que a las autoridades "nos tomó por sorpresa la magnitud de estos movimientos", aunque no brindó cifras sobre el volumen de capitales que han ingresado al país en los últimos meses.

Para Chinchilla, "los gestores de fondos de inversión que buscan generar ganancias a corto plazo sin ningún tipo de consideración sobre las economías adonde se dirigen, se convierten en verdaderas armas de destrucción masiva de las economías receptoras".