El piloto venezolano del avión en el que viajaba el heredero de la casa de modas italiana Missoni, Vittorio Missoni, y cuyo rastro se perdió el pasado 4 de enero, tenía caducada la licencia para volar desde hacía un mes y medio.

Así lo hace saber hoy la Agencia Nacional para la Seguridad Aérea (ANSV) italiana mediante un comunicado, en el que da cuenta de algunos resultados obtenidos por la investigación abierta por parte de las autoridades venezolanas tras la desaparición del avión, en el que viajaban seis personas, dos venezolanos y cuatro italianos.

Según la ANSV, el comandante del bimotor británico Norman BN2, que despegó del archipiélago venezolano de Los Roques con rumbo al aeropuerto internacional de Maiquetía, que sirve a Caracas, tenía "prescrita la idoneidad psicotécnica" necesaria para volar desde el pasado 30 de noviembre de 2012.

Asimismo el piloto tenía más de 65 años de edad, pero esto no es impedimento, de acuerdo a la normativa vigente en Venezuela, para que pueda ejercer con su propia licencia de vuelo ATPL (Airline Transport Pilot Licence, en inglés) dentro del espacio aéreo nacional.

La ANSV italiana asegura además que la compañía aérea encargada del vuelo "no era aún titular de un certificado en regla de operador aéreo", pero precisa que todos estos elementos no se puedan considerar por el momento como "causas" de la desaparición.

"Se especifica que, a falta de ulteriores elementos de investigación, los citados aspectos no representan por el momento factores causales directamente relacionados con la dinámica del suceso, sino que constituyen únicamente elementos de facto recogidos" por las autoridades venezolanas, reza la nota.

La Agencia italiana recuerda cómo los últimos datos de radar de los que se dispone del avión indican que este, a una altitud de 5.400 pies, a 120 nudos y a una distancia de 13,2 millas náuticas de Gran Roque, comenzó a perder rápidamente cuota y velocidad, virando progresivamente a la derecha hasta desaparecer.

El aparato estaba tripulado por los pilotos venezolanos Hernán Merchán y José Ferrer y a bordo viajaban los italianos Guido Foresti, Elda Scalvenzi, Maurizia Castiglioni y Vittorio Missoni.

Missoni, de 58 años y director comercial de la empresa fundada por su padre, el diseñador Ottavio Missoni, se encontraba de vacaciones en el archipiélago de Los Roques junto a su esposa y unos amigos desde el 28 de diciembre y tenía previsto regresar a Italia el mismo 4 de enero.