Francia pidió hoy respeto para "la independencia de la justicia mexicana", cuya Suprema Corte de Justicia analizará el próximo día 23 el caso de la francesa Florence Cassez, condenada en ese país a 60 años de cárcel por secuestro.

"Seguimos con la mayor atención el caso, con respeto a la independencia de la justicia mexicana y nos mantenemos plenamente comprometidos junto a Florence Cassez", aseguró un portavoz del Ministerio francés de Exteriores.

El portavoz no quiso hacer otros comentarios sobre el asunto al considerar que se trata de un caso judicial en curso.

La Corte Suprema estudiará un informe de la juez Olga Sánchez Cordero, que argumenta violaciones al debido proceso y a la presunción de inocencia de las que supuestamente fue objeto la francesa y propone desechar las pruebas y testimonios cuya obtención hayan violado los derechos humanos de Cassez.

Cassez fue detenida por policías mexicanos en el central estado de Morelos el 8 de diciembre de 2005 junto a su novio y supuesto líder de la banda de secuestradores Los Zodíaco, Israel Vallarta, y sentenciada a 60 años de cárcel por secuestro y otros delitos.

Un día después de su captura, la policía realizó un montaje para la televisión de la detención de la francesa en un rancho de Vallarta en Morelos, lo que de acuerdo con expertos vulneró su derecho a la presunción de inocencia y a una inmediata asistencia consular.

En marzo del año pasado la Suprema Corte rechazó anular la sentencia, pero estableció que hubo violaciones graves en el proceso judicial, por lo que el caso volverá a ser examinado en el alto tribunal.

El asunto provocó una crisis diplomática entre México y París en febrero de 2011, después de que el entonces presidente Nicolas Sarkozy considerara que la justicia mexicana no había respetado los derechos de su compatriota.

México anuló los actos del "Año de México de Francia", que pretendía fomentar la cultura mexicana en el país europeo.

La llegada a la presidencia francesa del socialista François Hollande en mayo pasado ha distendido la situación.

En octubre pasado, Hollande y el entonces presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, decidieron poner fin al contencioso bilateral por el caso Cassez durante una visita del político mexicano a París.

Peña Nieto, quien asumió la Presidencia de México el pasado 1 de diciembre, se comprometió a ajustarse al veredicto de la Suprema Corte, excluyendo cualquier intervención política.