Estados Unidos interceptó en alta mar en 2012 un total de 1.155 cubanos que intentaron alcanzar las costas de este país de forma ilegal, lo que supone un descenso del 3,5 % respecto a los 1.198 que detuvo en 2011, informó hoy la Guardia Costera estadounidense.

"Son cifras muy similares", señaló a Efe un portavoz de los guardacostas, quien declinó comentar si este organismo prevé este año una disminución o aumento del número de inmigrantes cubanos interceptados a raíz de la flexibilización migratoria que entra hoy en vigor en el país caribeño.

Desde este lunes, y salvo determinadas excepciones como los cuadros directivos y atletas, para viajar al extranjero los cubanos solo necesitarán presentar su pasaporte y el visado que exija en su caso el país de destino.

"No podemos confirmar" si disminuirán o se incrementarán las interceptaciones de cubanos en alta mar este año respecto de los pasados, indicó el portavoz de la Guardia Costera estadounidense.

Por el momento, el pasado fin de semana los guardacostas repatriaron a 46 cubanos a Bahía de Cabañas (Cuba), tras ser interceptados en alta mar cuando intentaban llegar a las costas estadounidenses.

Los guardacostas cumplen con su función de "interceptar a los inmigrantes indocumentados que intentan entrar ilegalmente por mar en territorio estadounidense", señaló en un comunicado William Baumgartner, contraalmirante de la Guardia Costera.

Respecto a las repatriaciones más recientes, Baumgartner explicó que los cubanos fueron interceptados en cuatro operaciones diferentes en alta mar y advirtió de que aquellos que viajan en embarcaciones dedicadas al "contrabando de emigrantes indocumentados ponen en grave riesgo las vidas de estos".

Según los convenios suscritos entre Cuba y Estados Unidos, los cubanos que son interceptados en el mar, aunque sea a pocos metros de la orilla, deben ser repatriados. Sin embargo, aquellos que logran pisar tierra pueden permanecer en este país y al cabo de un año obtener la residencia.

En vísperas de la entrada en vigor hoy de la reforma migratoria de Cuba, el Gobierno estadounidense ha insistido en pedir a los cubanos que no arriesguen sus vidas cruzando el mar hacia este país.

"Continuamos alentando a la gente a que no arriesgue sus vidas al emprender travesías peligrosas en el mar", dijo el viernes en un comunicado la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland. "La mayoría de los países aún requieren que los ciudadanos cubanos tengan visas de entrada, incluyendo Estados Unidos".

El Gobierno de Washington planea mantener los actuales requisitos de visas y los ciudadanos cubanos siguen necesitando una visa legal o autorización para entrar en este país.

Los guardacostas estadounidenses también detallaron que la semana pasada 164 haitianos fueron repatriados a Puerto Príncipe, la capital de Haití, después de que fueran interceptados al suroeste de las Bahamas en una embarcación de doce metros de eslora sobrecargada de personas.

El convenio migratorio entre Estados Unidos y Haití, firmado en 1981, establece que todo inmigrante haitiano interceptado por las autoridades estadounidenses debe ser repatriado.