Más de 460 vuelos fueron hoy cancelados en Japón a causa de una intensa nevada que colapsó numerosas carreteras en la zona de Tokio y provocó retrasos y cortes en los servicios ferroviarios de la capital nipona.

Según la televisión pública NHK, la mayoría de las cancelaciones se produjeron en el aeropuerto tokiota de Haneda, que opera principalmente con rutas domésticas y que tuvo que cerrar temporalmente tres de sus cuatro pistas a causa de la nieve.

Las aerolíneas Japan Airlines (JAL) y All Nippon Airways (ANA), las dos principales de Japón, anunciaron la suspensión de todos sus vuelos en ese aeródromo hasta las 18.00 hora local (09.00 GMT), mientras que el aeropuerto internacional de Narita tuvo que cerrar a su vez durante media hora una de sus pistas tras la nevada.

Ésta también afectó a otros aeropuertos nipones como el de Sendai (noreste) y el de Hiroshima (oeste), que vieron reducida su actividad para permitir la retirada de la nieve.

Hasta el momento, JAL ha cancelado 195 vuelos, mientras que ANA ha suspendido 184 y la aerolínea Skymark 47, a lo que se suman los de otras como las domésticas AirDo o Star Flyer.

Las compañías no descartan que aumenten las cancelaciones, ya que a primera hora de la tarde en Tokio persistía la nevada, que afectó también a los servicios ferroviarios con suspensiones y retrasos.

La acumulación de nieve obligó además a cerrar varias autopistas y carreteras tanto en Tokio como en la vecina provincia de Chiba, lugares en los que se registraban hoy importantes atascos.

El temporal provocó asimismo la cancelación de eventos deportivos e incluso llevó a acortar el horario de la Tokyo SkyTree, la torre de comunicaciones más alta del mundo y uno de los grandes reclamos turísticos de la capital japonesa, como medida de prevención.

Según NHK, hacia las 14.00 hora local (05.00 GMT) se registraban 7 centímetros de nieve en el centro de Tokio, mientras que en la adyacente ciudad de Yokohama se alcanzaban 13 centímetros, el mayor nivel en los últimos doce años.