Siete civiles murieron hoy en la provincia de Wardak, en el centro de Afganistán, tras una explosión ocurrida en el patio de una mezquita en la que se dieron combates entre talibanes y fuerzas de la OTAN, informó a Efe una fuente oficial.

"Los lugareños intentaban rescatar de la mezquita los cadáveres de varios talibanes cuando ocurrió una explosión, no sabemos si a causa de una acto suicida o de un artefacto por control remoto, dijo un portavoz provincial, Sahidulá Shahid.

En cualquier caso, la fuente achacó la autoría de la explosión a los insurgentes, que sufrieron poco antes varias bajas a causa del operativo de las fuerzas de la misión aliada en el distrito de Sayedabad, donde tuvo lugar la muerte de los civiles.

Un portavoz de la OTAN, Hagen Messer, confirmó a Efe la operación conjunta entre tropas internacionales y afganas, y detalló que en ella murieron cuatro talibanes y fue detenido un cabecilla insurgente, pero rehusó dar más información al respecto.

Vecinos de la aldea de Hassankhel citado por la agencia local AIP elevaron a una veintena el número de civiles muertos y culparon de ello a un bombardeo de la OTAN, pero el portavoz aliado recalcó que la operación fue solo terrestre y no recibió ningún apoyo aéreo.

Las autoridades locales aseguraron que hay en marcha una investigación.