La canciller de Colombia, María Ángela Holguín, se declaró hoy optimista con la posibilidad de que prospere un recurso de interpretación del fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya que delimitó nuevas fronteras marítimas en el Caribe con Nicaragua.

La canciller se decantó por esta herramienta jurídica tras consultar el pasado martes en París con el despacho de abogados británico que el Gobierno colombiano contrató para replantear la estrategia con respecto a este dictamen, según recordó en una entrevista publicada este domingo en el diario El Tiempo.

"Estamos estudiando los recursos que la misma Corte de La Haya le da a un país", comentó Holguín, antes de señalar que los abogados de la firma Voterra Fietta van a necesitar unos meses para "acabar de mirar qué tipo de recursos podría interponer".

Para Holguín, el recurso de interpretación es el que más opciones tiene porque para el de revisión es necesario que alguna de las partes encuentre una nueva prueba, lo que consideró "muy difícil".

"Lo que estamos haciendo es decir que no nos contentamos con este fallo y que nos convencemos de que no hay nada que hacer, como dicen expresidentes. Miramos posibilidades para ir más allá de lo que Colombia siempre ha hecho, que es simplemente responderle a Nicaragua", añadió.

El pasado 19 de noviembre, la CIJ dirimió de forma salomónica el litigio marítimo que Nicaragua había llevado ante ese tribunal desde 2001.

El fallo confirmó la soberanía de Colombia sobre siete cayos cercanos al archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, suyo desde 2007, pero enclavó dos de los islotes y le concedió a Nicaragua los derechos económicos sobre más de 70.000 kilómetros cuadrados de aguas ricas en pesca e hidrocarburos.

"En lo que hay claridad es que la Corte tuvo muchos vacíos", indicó la canciller, en referencia a que el dictamen no tuvo en cuenta los tratados con terceros países.

También señaló que se les negaron "las 200 millas a San Andrés y a Providencia, en el sur y en el norte", distancia desde la orilla que establece el Derecho Internacional del Mar para el beneficio de la zona económica exclusiva correspondiente a cada Estado ribereño.

La canciller insistió en que el actual Gobierno nunca participó en el diseño de la defensa de Colombia sobre el litigio, y consideró que los expresidentes involucrados en él, Andrés Pastrana (1998-2002) y Álvaro Uribe (2002-2010), "quieren tratar de justificar su gestión y por salvarse, le están haciendo daño al país".

Por su parte, Uribe reaccionó en su cuenta de Twitter: "Santos miente a través de la canciller. Si le parecía equivocada la línea de defensa, ¿por qué no la cambió?".

Otras líneas exploradas por el Gobierno colombiano son un cercano diálogo con el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, "que evite cualquirer confrontación" y el "Plan San Andrés", de ayuda a los pescadores y promoción del empleo y el desarrollo en el archipiélago.