Un tribunal de Egipto suspendió hoy durante treinta días la emisión de la televisión por satélite islámica Al Hafez por las ofensas proferidas en uno de sus programas contra la conocida actriz egipcia Elham Shahin.

La agencia estatal de noticias Mena informó de que la Corte Administrativa del país también prohibió que el presentador televisivo Atef Abdel Rachid y el controvertido predicador Abdalá Badr aparezcan durante un mes en cualquier medio de comunicación.

Shahin denunció en septiembre pasado al jeque islamista por haber dicho que ella era una "prostituta" y "una maldita que nunca iría al cielo", entre otros comentarios que recientemente le costaron al predicador una condena de prisión de un año y una multa de 20.000 libras egipcias (unos 3.000 dólares).

Según la actriz, Badr la atacó en público después de que esta expresara su miedo ante la política de los islamistas, lo que se une a otros casos de egipcios que han demandado a predicadores religiosos por supuestas difamaciones.