Pekín registró el viernes la mayor capa de contaminación (esmog) en casi un año, tras dos semanas seguidas de polución densa, con una calidad del aire calificado como "severamente contaminado" o "peligroso", informó hoy la prensa local.

El Centro Medioambiental de China indicó que ayer el aire que respiraron los ciudadanos fue "pobre" y "dañino", y se instó a aquellos que sufren enfermedades respiratorias a "mantenerse en el interior de sus casas" porque la neblina continuaría.

Las partículas de sustancia contaminante con tamaño PM2,5 (diámetro menor a 2,5 micras), unas 30 veces menor que el diámetro de un cabello humano, alcanzaron desde los 240 hasta los 446 microgramos por metro cúbico, lo que significa "aire altamente contaminado", informó hoy la agencia Xinhua y el oficial Global Times.

En su cuenta de twitter, la embajada de Estados Unidos en Pekín consideró la calidad del aire como "dañina" y "nociva para la salud".

La baja calidad del aire que respiraron los pequineses se reprodujo en otras partes de China, como en la ciudad norteña de Tianjin, en la que el Centro Meteorológico Nacional emitió la alerta de neblina contaminante.

Las provincias del norte de China como Hebei y Shanxi, las del este como Anhui y Zhejiang, las del centro, como Henan y Hubei, y las del suroeste, como Sichuan, fueron también alertadas de la presencia de una nube de esmog densa el viernes por la mañana y que, en algunas de ellas, permanecerá hasta hoy con visibilidad por debajo de los 1.000 hasta los escasos 200 metros.

Según un informe reciente de Greenpeace, en 2012 los altos niveles de contaminación del aire causaron unas 8.500 muertes prematuras en las ciudades de Pekín, Shanghái, Cantón y Xian.

Uno de los principales causantes del problema es la alta dependencia china del carbón, una de las fuentes de energía más contaminantes, y que supone más del 60 % de la energía consumida en el país.