Varios cientos de jóvenes atacaron hoy con piedras la sede central de la policía de la ciudad de Ben Guerdán, en el sureste, y se enfrentaron con las fuerzas del orden que respondieron con gases lacrimógenos.

Según dijeron a Efe fuentes locales, cientos de jóvenes armados con piedras se concentraron en las inmediaciones de la comisaría, que ya fue incendiada el pasado jueves, proclamando consignas contra el gobierno del primer ministro, Hamadi Yabali y el partido islamista gubernamental Al Nahda.

Las fuerzas del orden lanzaron gases lacrimógenos contra los manifestantes.

La protesta se inició en la ciudad fronteriza de Ben Guerdán, a 38 kilómetros del puesto fronterizo con Libia de Ras Yadir, el pasado fin de semana, en protesta por el cierre de la frontera, principal recurso económico y comercial de la región.

Fuentes sindicales regionales criticaron las medidas represivas y afirmaron que "el problema no es de seguridad como pretende el gobierno, que no ha visitado la zona, sino la falta de desarrollo económico y social", según informó hoy la prensa local.

Durante las últimas 48 horas se vienen sucediendo enfrentamientos violentos entre los manifestantes y las fuerzas del orden que ayer regresaron a la ciudad para unirse de refuerzo a los miembros del Ejercito y de la Guardia Nacional tunecina desplegados.

Comercios, comisarias, oficinas de la Aduana y la sede del partido islamista Al Nahda fueron incendiados.

Otros movimientos sociales de protesta contra la precariedad y el paro se iniciaron ayer en las ciudades de Tela, Kaserín y el Kef, en el centro oeste del país, y en Menzel Buzaiyan, en la región de Sidi Buzid, región en dónde se inició la llamada "Primavera Árabe", aunque se desarrollaron de forma pacífica.

Un joven de un pueblo de la cuenca minera de Gafsa, a 340 kilómetros al sur de la capital, se inmoló hoy en protesta por su situación financiera y fue trasladado al hospital regional, según informó la prensa local.

Estas protestas se produjeron a dos días de la celebración del segundo aniversario de la caída del régimen del ex presidente Zín El Abidín Ben Alí que huyó a Arabia Saudí el 14 de enero del 2011.