Tropas francesas han comenzado a intervenir junto al ejército regular de Mali que intenta detener el avance hacia el sur del país de los grupos salafistas que desde mediados de 2012 controlan la mitad septentrional de ese país africano.

El presidente francés, François Hollande, aseguró que las fuerzas armadas francesas apoyaron a unidades malienses en su intento por frenar el avance de los salafistas.

En una breve intervención desde el Elíseo, sede de la presidencia, Hollande confirmó la ayuda militar de Francia a Mali y aseguró que esa operación "durará el tiempo necesario".

Por su parte, el presidente de Mali, Dioncunda Traoré, llamó hoy a la movilización general de la población, en apoyo del Ejército, para luchar contra los grupos rebeldes salafistas que controlan el norte del país y avanzan hacia el sur.

En un discurso dirigido a la nación, Traoré, que confirmó la imposición del estado de emergencia acordado poco antes por el Gobierno maliense, insistió en que la opción del Gobierno de Mali es la paz.

"La guerra no es nuestra opción, nuestra opción es la paz, siempre la paz, pero nos han impuesto la guerra", dijo Traoré, quien tiene previsto comenzar el lunes una gira europea que le llevará a París y Bruselas.

El ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, justificó hoy la ayuda militar de Francia al Ejército de Mali al subrayar que los salafistas pretenden instaurar en ese país "un Estado terrorista".

"Aprovechándose de los plazos entre las decisiones internacionales adoptadas y el momento de su aplicación, los grupos terroristas y criminales han descendido hacia el sur (de Mali) con el objetivo de controlar la totalidad" del país e "instaurar un Estado terrorista", señaló Fabius en conferencia de prensa.

La ofensiva está encabezada por el grupo Ansar Al Din, apoyado por Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y Monoteísmo y Yihad en África Occidental (MYAO), grupos que el pasado junio se hicieron con el control del norte de Mali (una vasta región de 850.000 kilómetros cuadrados) donde en abril los tuareg del Movimiento Nacional de Liberación de Azawad (MNLA) proclamaron un estado independiente.

El Gobierno británico expresó hoy su apoyo a la intervención francesa en Mali, para frenar el avance de los rebeldes salafistas que ya controlan el norte del territorio.

"El Reino Unido apoya la decisión de Francia de asistir al Gobierno de Mali frente al avance de los rebeldes", afirmó en su cuenta de Twitter el ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague.

Ansar al Din, que el pasado diciembre ratificó un cese de hostilidades con Bamako para intentar avanzar hacia una solución dialogada, se hizo ayer con el control de la ciudad de Kona, en el centro-este del país, y aseguró que su ofensiva es "una advertencia para aquellos que quieren intervenir" militarmente en el norte de Mali.

Sanda Uld Bunama, próximo al máximo líder de Ansar Al Din, Iyad Ag Gali, comentó a Efe por teléfono que la toma de Kona, situada a unos 60 kilómetros al norte de Mopti, capital de la región del mismo nombre y todavía controlada por el gobierno de Bamako, "es sólo el principio".

Hollande consideró el avance como una "agresión" que pone en peligro la estabilidad de Mali y que, dado su cariz salafista y yihadista, amenaza también a Francia y al resto del mundo.

Por su parte, la Unión Europea (UE) advirtió de que el avance salafista hace necesaria una rápida reacción internacional para restaurar la estabilidad en Mali y anunció que acelerará los preparativos de la misión militar que enviará para formar a soldados malienses.

Ese avance "subraya la necesidad de un compromiso internacional reforzado y acelerado en apoyo de la restauración de la estabilidad y la autoridad del Estado en todo Mali, en línea con la resolución 2085 de la ONU", dijo la jefa de la diplomacia comunitaria, Catherine Ashton.

El pasado diciembre, la ONU aprobó una resolución que autoriza el envío de una fuerza militar conjunta africana (AFISMA) a Mali por un periodo inicial de un año, con el objetivo de entrenar al Ejército maliense y apoyar al Gobierno para recuperar el control del norte del país.

El Gobierno francés recomendó hoy a los ciudadanos franceses que abandonen Mali, ante la "fuerte degradación de la situación de seguridad" en el país.

"Francia responderá en el marco de las resoluciones" del Consejo de Seguridad de la ONU y en concertación con los otros países africanos a la petición de ayuda militar lanzada ayer por Traoré, aseguró Hollande en una alocución ante el cuerpo diplomático en París.

Agregó que "los terroristas" han avanzado en los últimos días más allá de la línea en la que hasta ahora se habían concentrado al norte del país y que "buscan dar un golpe letal" a Mali.