Al menos dos agentes de seguridad privada murieron y siete personas más sufrieron heridas de gravedad durante un confuso incidente registrado hoy en una minera privada ubicada en el este de Guatemala, informaron fuentes oficiales.

El gobernador del departamento oriental de Santa Rosa, Henry Salazar, dijo a los periodistas que supuestos pobladores de las comunidades vecinas a la mina privada San Rafael, subsidiaria de la canadiense Tahoe Resources, ingresaron a las instalaciones de ésta y "emboscaron" a un grupo de empleados y agentes de seguridad.

"Individuos no identificados utilizando armas de grueso calibre emboscaron (a los empleados) y fallecieron dos personas de la empresa (de seguridad privada) Golan, y siete más resultaron heridas", preciso Salazar.

Los fallecidos fueron identificados como los agentes de seguridad privada Sergio Chúa, de 25 años, y Fredy Chúa Choc, de 28, y los heridos, cuya identidad no fue divulgada, fueron trasladados al hospital público de Santa Rosa.

Los incidentes, según medios locales, se iniciaron hacia la medianoche, cuando decenas de personas colocaron barricadas en las comunidades vecinas de la mina San Rafael, ubicada entre los municipios de Mataquescuintla y San Rafael Las Flores, a unos 97 kilómetros al este de la capital guatemalteca, y cortaron el servicio de energía eléctrica.

No obstante, algunos vecinos del sector señalaron que los pobladores pretendían boicotear las operaciones de la mina por considerar que la misma contamina las fuentes de agua, cuando fueron sorprendidos por los guardias de seguridad y se inició un tiroteo.

Salazar dijo que "no se conoce quiénes fueron" los protagonistas del incidente, y señaló que "hay mucha tensión, preocupación y miedo entre la población" de las comunidades vecinas.

En noviembre pasado, por medio de una "consulta comunitaria", el 98 % de los pobladores de las poblaciones vecinas rechazaron las operaciones de exploración y explotación minera por los daños que podrían provocar al medio ambiente.

A pesar del rechazo de los pobladores, la Mina San Rafael tiene previsto iniciar este año un proyecto de explotación de "minado subterráneo" para extraer plata.

Este es el tercer incidente violento que se registra en menos de una semana en Guatemala relacionado con la explotación minera, ya que el pasado miércoles varias personas que exigían ser empleados en las minas que operan en los departamentos de Izabal y San Marcos, sufrieron heridas al ser supuestamente agredidas por agentes privados de seguridad.