Varias protestas violentas tuvieron lugar hoy en varios puntos de Irlanda del Norte en respuesta a la decisión del Ayuntamiento de Belfast de ondear la bandera británica solo en días señalados.

La Policía norirlandesa fue atacada con bombas de petróleo, petardos y piedras en la localidad de Newtownabbey, en el condado de Antrim, donde, al igual que en otras poblaciones, ha habido interrupciones del tráfico, informó la BBC.

De acuerdo con la cadena pública británica, hay manifestaciones en los condados de Antrim, Armagh, Down y Londonderry, que se suman a las ocurridas en las últimas semanas en condena de la decisión del consistorio capitalino.

El pasado 3 de diciembre, los concejales de Belfast aprobaron por mayoría de 29 a 21 una moción del partido multiconfesional Alianza, que agrupa a republicanos y protestantes, que proponía que la bandera británica ondeara solo en ciertos días del año.

Hasta entonces la llamada "Union Jack" lucía a diario en la fachada del Ayuntamiento, y los concejales nacionalistas habían pedido su retirada definitiva para crear "un ambiente de neutralidad en una ciudad dividida".

La retirada de la bandera ha motivado numerosas protestas, con detenciones y heridos, en las últimas semanas, que hoy volvieron a causar el cierre de carreteras después de que se prendiera fuego a un autobús.

También ha habido protestas en la ciudad escocesa de Glasgow y en la inglesa de Liverpool, donde residen muchos descendientes o familiares de irlandeses y norirlandeses.

Paralelamente, ciudadanos ajenos a las protestas se han organizado a través de las redes sociales para congregarse en los pubs y restaurantes de su zona en una iniciativa llamada "Operación Sentada", que pretende animar a disfrutar de la noche del viernes al margen de los actos violentos.