La Policía española detuvo en Madrid a cinco miembros de un grupo que llegó a estafar más de un millón de euros (unos 1,3 millones de dólares) a extranjeros mediante el timo de las "cartas nigerianas" y el envío de correos electrónicos desde cuentas que pirateaban.

Según informó hoy la Dirección General de la Policía, la red elegía a sus víctimas en Estados Unidos, Noruega, Polonia, Canadá, Reino Unido, Pakistán e Italia.

A ciudadanos de estos países les "secuestraban" sus cuentas de correo electrónico y desde ellas escribían a las personas que figuraban en su agenda pidiéndoles dinero para solventar una situación personal.

Otra opción era prometerles importantes cantidades de dinero procedentes de fortunas inexistentes o proponerles negocios muy rentables a cambio del pago por adelantado de supuestos trámites administrativos, procedimiento conocido como "cartas nigerianas".

La investigación comenzó tras detectarse estas actividades ilícitas de un grupo de individuos de origen nigeriano.

Utilizaban identidades falsas para abrir cuentas bancarias en las que recibían el dinero trasferido por las víctimas.

Parte de este dinero defraudado era remitido al extranjero mediante giros en entidades de pago, misión encargada a un hombre y una mujer españoles con el objetivo de pasar desapercibidos.