El Instituto Brasileño de Medio Ambiente (Ibama) anunció hoy la emisión de una licencia para una línea de transmisión eléctrica entre los estados de Sao Paulo y Río de Janeiro adjudicada en 2011 a la compañía española Isolux Energía.

La línea de transmisión, que tendrá una potencia de 500 kilovatios, se extenderá entre los municipios de Taubaté (Sao Paulo) y la localidad de Nova Iguaçu, en la periferia de la ciudad de Río de Janeiro, precisó el organismo brasileño en un comunicado.

La línea, que tendrá una extensión aproximada de 257 kilómetros, interconectará 22 municipios y distribuirá la energía procedente de las hidroeléctricas del río Madeira.

La licencia abarca las instalaciones de la línea, así como la construcción de la subestación eléctrica de Nova Iguaçu, también adjudicada a la firma española en una subasta celebrada en 2011 por la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel).