La fiscalía de Corea del Sur solicitó hoy una pena de prisión de tres años para Lee Sang-deuk, hermano mayor del presidente Lee Myung-bak, por su presunta implicación en un grave caso de corrupción.

Lee Sang-deuk, ex diputado durante seis legislaturas y considerado los pasados años como uno de los políticos más influyentes bajo el mandato de su hermano, ya ingresó en prisión el pasado julio por orden de un tribunal de Seúl, que lo acusó formalmente de recibir sobornos de diferentes entidades.

Lee presuntamente recibió 600 millones de wones (unos 433.000 euros) entre 2007 y 2011 de los presidentes de dos cajas de ahorros, ahora suspendidas por prácticas irregulares y falta de capital, a cambio de ejercer su influencia para que evadieran inspecciones y penalizaciones.

Asimismo, la fiscalía pidió hoy también que el tribunal imponga multas por valor de 750 millones de wones (unos 541.000 euros) al hermano del presidente.

"El acusado, que recibió una gran cantidad de dinero en sobornos mientras ejercía como servidor público, no muestra ningún remordimiento y niega los cargos", alegó uno de los fiscales, en declaraciones recogidas por la agencia local Yonhap.

También pesa sobre el hermano del jefe de Estado surcoreano la acusación de haber recibido otros 700 millones de wones (aproximadamente 505.000 euros) en sobornos del grupo textil surcoreano Kolon, para el que había trabajado con anterioridad, así como de otra entidad que no fue identificada.

El presidente surcoreano Lee Myung-bak, que concluirá su mandato de cinco años en febrero, se vio inmerso en 2012 en varios escándalos de corrupción que han salpicado a sus familiares y ayudantes más cercanos, y que le llevaron a pedir perdón públicamente a los ciudadanos.

Uno de los casos tuvo que ver con la compra fallida y presuntamente irregular de unos terrenos donde se pretendía levantar la futura residencia de Lee Myung-bak, en el que los fiscales investigaron al hermano mayor, al hijo y a los servicios de seguridad del presidente e interrogaron a su esposa.

Cuando Lee finalice su mandato en febrero, su compañera de partido Park Geun-hye, ganadora de las últimas elecciones de diciembre le sustituirá al frente de Corea del Sur para los próximos cinco años.