La organización humanitaria Intermón Oxfam señaló hoy que tres años después del terremoto de Haití se han logrado "avances tangibles", pero quedan "retos considerables" como proporcionar vivienda a cerca de 358.000 personas que todavía acampan en la capital.

Hay más de 500 campamentos en Puerto Príncipe y sus alrededores y la población tiene un acceso limitado a los servicios básicos de saneamiento, salud y educación, señaló la organización en con motivo de un nuevo aniversario del terremoto del 12 de enero de 2010, que dejó unos 300.000 muertos y más de 1,5 millones de damnificados.

"Gracias a la determinación de los haitianos y de su Gobierno, así como a la generosidad y solidaridad de los ciudadanos y de los gobiernos de todo el mundo, se han logrado avances tangibles", afirmó el director de la ONG en Haití, Vincent Maurepas Jeudy.

El director de Oxfam Intermon señaló que todavía queda mucho por hacer "para reconstruir Haití tras el terremoto y tras décadas de abandono colectivo y de una gobernanza débil".

Lo que se necesita es, según Maurepas, "un plan de reasentamiento coherente, realista y a largo plazo, liderado por los haitianos para los haitianos", en el que la comunidad internacional debe tener un "rol de apoyo y no paralelo al Estado".

A pesar de la situación que enfrenta la empobrecida nación caribeña, Intermón Oxfam reconoció que desde enero de 2010 ha habido avances importantes en la reconstrucción.

En el peor momento" tras el terremoto, cerca de 1,5 millones de personas vivían en unos 1.500 campamentos de desplazados en la ciudad, pero la cifra "ha decrecido ininterrumpidamente en los últimos tres años", apuntó Maurepas.

De acuerdo con el portavoz de la ONG, "se han edificado miles de casas, se han retirado casi todos los escombros y se están construyendo carreteras e instalando alumbrado público".

En esta línea, dijo, el Gobierno haitiano ha hecho esfuerzos en el último año para liderar el proceso de reconstrucción.

Ha propuesto, entre otros, un plan de retorno y reasentamiento, con el que se ha ayudado a que más de 53.000 personas hayan abandonado los campamentos, y se ha destinado una mayor inversión en los barrios para la mejora de los servicios básicos.

Sin embargo, los terrenos disponibles para la reconstrucción de casas aún son insuficientes y la inversión en servicios básicos es inadecuada, indicó.

Por otro lado, recordó, que en 2012, mientras Haití se recuperaba lentamente de las consecuencias del terremoto y del brote de cólera que se inició en octubre de 2010, las tormentas tropicales Isaac y Sandy "agravaron la vulnerabilidad crónica de las personas que ya vivían en situación precaria".

Para el representante de Intermón Oxfam, con los retos actuales y recurrentes, el Gobierno y la comunidad internacional "deben hacer todo lo que esté en sus manos para asegurarse que las personas que continúan en los campamentos reciban apoyo para reasentarse en casas seguras y con acceso a los servicios básicos".

España, primer donante europeo durante el terremoto en 2010, "debería continuar desempeñando un rol muy activo en este enfoque preventivo, que aparece como prioridad en el nuevo Plan Director de la cooperación española", subrayó.

No obstante, Maurepas expresó su temor de que "la enorme reducción en los presupuestos de cooperación española imposibilite esta importante enfoque".

La ONG recordó que gracias a su acción en la primera fase de la respuesta al terremoto, 500.000 personas tuvieron acceso a agua potable y a servicios de saneamiento, programas de trabajo por dinero y apoyo a pequeños negocios.

En la actualidad, agregó, está trabajando en el desarrollo a largo plazo del país, junto con contrapartes y con el Gobierno haitiano, para apoyar la construcción de infraestructura y la generación de empleo a través del desarrollo de pequeñas empresas.