Los homicidios en Panamá disminuyeron el 12,3 % en 2012 con respecto a los registrados en 2011, mientras el volumen de incautación de drogas cayó el 20 % en el mismo periodo, informó hoy el ministro de Seguridad Pública de Panamá, José Raúl Mulino.

Mulino indicó en una rueda de prensa que en el año 2012 se registraron 665 homicidios, 94 menos que los 759 que se dieron en 2011, mientras que se decomisaron 34,9 toneladas de drogas, 8,8 menos que las 43,7 toneladas registradas en 2011.

La información no detalla los tipos de droga incautadas.

La tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes disminuyó de 20,8 (2011) a 18 (2012) y la mayoría, 43 %, obedece a causas sociales, no al crimen organizado (23 %), por lo que Mulino advirtió que "la sociedad panameña es violenta", con "poca tolerancia".

"Esta situación no se corrige poniendo un policía en cada casa", advirtió el titular de Seguridad.

El ministro dijo que las estadísticas presentadas son resultado del "trabajo y las estrategias que realizaron los estamentos de seguridad en 2012", como los observatorios de seguridad, la red de microondas y la adquisición de plataformas de radio y equipo móviles y portátiles, entre otros, para reducir el nivel de la delincuencia en el país.

Según el informe, el 45 % de las víctimas tenía entre los 18 y 29 años, el 27,7 % de ellos entre los 30 y 44 años y el 10,7 % de 18 años, siendo el día domingo el de mayor criminalidad, con 29,2 % del total de fallecidos y el jueves el de menor, con un 9 %.

En cuanto a las incautaciones, Mulino señaló que la disminución se debió al incremento en las patrullas aéreas, marítimas y terrestres que se realizaron, lo que hizo que los narcotraficantes cambien de rutas para mover las sustancias ilícitas.

Agregó que en alta mar se contó con la ayuda de vigilancia aérea de otros países, que no identificó, quienes alertaban del movimiento de embarcaciones "para poder seguir la traza e interceptarlas".

Las estadísticas presentadas muestran que entre el 2000 y el 2012 se incautaron 319,72 toneladas de drogas, siendo los años 2009 y 2010 los de mayor registro, con un total de 54,31 y 54,24 toneladas, respectivamente.

Dos renglones delictivos que aumentaron sus cifras en 2012 fueron los vinculados a los hurtos y robos, registrados principalmente en las provincias de Panamá y Colón.

Los hurtos en 2012 fueron de 20.098, por los 18.435 registrados en 2011, en tanto que los robos reportados en 2012 alcanzaron los 9.465, frente a los 9.038 del año anterior.

Detalló que los objetos más robados son "las computadoras portátiles y los teléfonos móviles" y ello es cometido "por el crimen organizado".

En lo que respecta a la migración irregular, las cifras se dispararon entre 2011 y 2012, ya que en el primer año se registraron 632 personas indocumentadas y 3.430 en el siguiente año, debido al número inusual de ciudadanos cubanos (2.658) retenidos en la zona fronteriza de la selvática provincia del Darién.

En ese sentido, el director general del Servicio Nacional de Fronteras, el comisionado Frank Ábrego, señaló que el movimiento de ciudadanos cubanos se incrementó de un año a otro, debido a que estos desean llegar a Estados Unidos y la provincia del Darién es una de las rutas escogidas por ellos.

Ábrego destacó que tanto a los cubanos como a los ciudadanos de otras nacionalidades se les presta "asistencia humanitaria" antes de referirlos al Servicio Nacional de Migración, que es la institución encargada de revisar su estatus en el país.

Por otro lado, el ministro Mulino señaló que para el año 2013 se cuenta con un presupuesto de 637,3 millones de dólares, con el que principalmente se le hará frente a la delincuencia local y al crimen organizado.