Un total de 106 buques naufragaron durante 2012 en los mares de todo el mundo, 15 más que en 2011, entre ellos el crucero Costa Concordia, de cuyo hundimiento se cumplirá un año el próximo día 13 y que fue la mayor pérdida marítima del año pasado, según un estudio de la aseguradora Allianz.

A pesar de que el crucero turístico Costa Concordia naufragó y causó la muerte de 32 de sus pasajeros junto a la isla mediterránea de Giglio, en la Toscana italiana, los desastres marítimos se concentraron el año pasado en los mares del sur de China y en el sudeste asiático.

En el informe anual sobre Seguridad y Navegación de Allianz Global Corporate & Specialty (AGCS), hecho público hoy simultáneamente en Londres y Barcelona, 2012 fue "un año duro" para la industria marítima comparado con 2011, sobre todo por las pérdidas que supuso el hundimiento del Costa Concordia, que, un año después, aún sigue varado en el lugar en el que encalló.

Pese a que el año pasado aumentaron en 15 el número de buques perdidos en el mar con respecto a 2011, los 106 hundimientos de 2012 han quedado por debajo de la media de 146 barcos perdidos anualmente durante los últimos 10 años.

A pesar de esta tendencia a la baja, obtenida gracias a la mejor tecnología, formación de las tripulaciones, regulación y respuesta de la industria marítima, los errores humanos siguen siendo la principal causa de accidente marítimo, según la aseguradora.

En el informe se destaca, además de la pérdida del Costa Concordia (la mayor del año con 114.137 toneladas brutas), el naufragio del ferry Rabaul Queen, hundido en Papúa Nueva Guinea el 2 de febrero, que causó más de 120 víctimas mortales.

El informe de Allianz revela que el naufragio fue la principal causa de pérdidas del último año (49 %), seguido por los buques encallados (22 %), mientras que las colisiones, como la protagonizada por el 'Baltic Ace' y el 'Corvus J' a principios de diciembre, representaron un 6% de los desastres marítimos.

Los mares del sur de China, Indochina, Indonesia y Filipinas fueron las zonas más peligrosas, con 30 pérdidas, el doble que en cualquier otra área del mundo.

Los desastres marítimos también ocurrieron con frecuencia en el este del Mediterráneo (15 pérdidas en 2012) y en los mares de Japón, Corea y el norte de China (10 pérdidas).

El informe destaca que el error humano sigue siendo una de las principales causas de incidentes en el mar y subraya que la fatiga, las presiones económicas y una formación inadecuada generan preocupación en el sector.

La aseguradora recuerda que la Convención sobre el Trabajo Marítimo (2006), que entrará en vigor a finales de 2013, ayudará a mejorar la seguridad al abordar cuestiones sobre las condiciones de trabajo de los marineros.

Además, los barcos de transporte de pasajeros fueron el centro de atención durante todo el año tanto en la Organización Marítima Internacional, como en la industria de los cruceros, que han tomado medidas para endurecer la regulación y mejorar continuamente la operatividad, sobre todo tras el accidente del Costa Concordia.

Las mejoras tecnológicas, como la implantación de sistemas de información y visualización de las cartas electrónicas (ECDIS, siglas en inglés) que comenzaron a implantarse en julio de 2012, también se espera que contribuyan a reducir los accidentes marítimos.