Unos 1.571 presos de cuatro estados brasileños que recibieron libertad condicional para pasar con sus familias los festivos de Navidad y Año Nuevo no retornaron a las cárceles, según informó hoy la estatal Agencia Brasil.

La cantidad representa el 5,93 por ciento de los 26.486 presos beneficiados por buen comportamiento en los estados de Sao Paulo, Río de Janeiro, Espírito Santo y el Distrito Federal de Brasilia.

Sin embargo, el representante del Consejo Nacional de Política Criminal y Penitenciaria, Daví Tangerino, explicó que muchos de los presos considerados ahora como "fugitivos" pueden volver en los próximos días a los presidios, pues algunos de ellos viajaron a otros estados donde residen y tuvieron problemas de transporte.

Tangerino explicó que si los fugitivos son recapturados pasarán a cumplir las penas en un régimen totalmente cerrado.