El dirigente chino caído en desgracia Bo Xilai ha quedado en manos de la Justicia para su procesamiento, según anunció hoy la Comisión de Supervisión Disciplinaria del Partido Comunista de China (PCCh).

En una rueda de prensa para informar sobre las cifras de funcionarios sancionados por abusos, la Comisión anunció también la entrega a la Justicia del ex ministro de Ferrocarriles Liu Zhijun, acusado de corrupción.

Bo fue el año pasado el protagonista del mayor escándalo de la política china en décadas, después de que se dio a conocer que su esposa, Gu Kailai, había sido responsable de la muerte del empresario británico Neil Heywood en noviembre de 2011.

El hasta principios de 2012 secretario general del Partido Comunista en la ciudad de Chonqqing y una de las figuras más populares dentro del PCCh quedó destituido el pasado marzo.

En agosto, Gu fue declarada culpable del asesinato de Heywood, lo que le acarreó una condena a muerte suspendida, que en la práctica equivale a una cadena perpetua.

Al mes siguiente, el Partido Comunista anunció la expulsión de Bo como miembro de esta formación y el traspaso de los documentos de su caso a la Justicia para que ésta decidiera qué hacer con el exdirigente.

Entonces, el Politburó acusó a Bo de graves delitos, entre ellos la aceptación de sobornos masivos, tratar de encubrir a su esposa en la muerte de Heywood, tomar decisiones erróneas para buscar la promoción personal o mantener relaciones impropias con numerosas mujeres.

Hasta ahora se desconoce en qué fecha podría tener lugar el juicio contra Bo Xilai.

El proceso será el que más expectación haya creado en la política china desde el celebrado entre 1980 y 1981 contra la llamada "Banda de los Cuatro", el grupo de allegados de Mao Zedong encabezado por la esposa de éste, Jiang Qing, y que supuso la condena de la Revolución Cultural y el comienzo del periodo de reformas fomentado por Deng Xiaoping.