El turismo extranjero en Argentina cayó el pasado año un 4 por ciento, pero el ingreso de divisas por este concepto se redujo un 23 por ciento, una diferencia debida al auge del mercado negro de compraventa de moneda por las restricciones cambiarias, coincidieron hoy expertos del sector.

En su último informe sobre la Evolución del Mercado Único y Libre de Cambios y Balance Cambiario, el Banco Central admitió que las "restricciones cambiarias" han influido en la caída interanual del 23 por ciento del ingreso de divisas por turismo.

"Preocupa la fuerte merma en los ingresos cambiarios por turismo receptivo, que habrían caído cerca de un 25 % interanual en 2012, producto de una creciente liquidación fuera del Mercado Único y Libre de Cambio para aprovechar el spread cambiario", indicó la consultora Ecolatina en su último informe, citado por el diario económico El Cronista Comercial.

El conocido como "cepo cambiario" fue impuesto por el Gobierno argentino a finales de 2011, pero se intensificó en 2012, cuando se prohibió la compra de divisas para atesoramiento y se pusieron trabas a su adquisición con fines turísticos, lo que disparó el valor del dólar en el mercado negro, que hoy en día se paga hasta un 43 por encima de su precio oficial.

Operadores del mercado informal confirmaron a ese rotativo que las compras a turistas han ganado peso en los últimos meses y se han establecido redes de contacto en hoteles y agencias para captar clientes.