El vicepresidente de la Comisión Europea (CE) y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, considera que sería conveniente crear un mercado único de telecomunicaciones en la UE, ante la posibilidad expresada por los grandes operadores europeos de impulsar una red paneuropea, informó hoy su portavoz.

Las compañías Telefónica, Belgacom, KPN, Deutsch Telekom, Orange y Telecom Italia, que están agrupadas en la Organización Europea de Operadores de Telecomunicaciones (ETNO), apuntaron esa posibilidad durante una reunión celebrada con Almunia en Bruselas el 28 de noviembre, indicó el portavoz del vicepresidente comunitario, Antoine Colombani.

En el encuentro se discutieron asuntos relacionado con la competencia en el sector en general y, en particular, cómo la CE examina las fusiones de empresas bajo la normativa europea correspondiente.

"El vicepresidente también expresó su punto de vista de que sería conveniente alcanzar un verdadero mercado único en el sector, ya que actualmente estas compañías operan sus diferentes filiales a nivel nacional", indicó Colombani.

En cualquier caso, dejó claro que cualquier plan para compartir infraestructura entre operadores de telecomunicaciones, "si se confirma, sería a iniciativa de estas compañías y no estaría impulsado por la Comisión".

Asimismo, aseguró que los efectos sobre la competencia de dicho plan "tendrían que ser evaluados".

Por otro lado, desde la oficina de la vicepresidenta de la CE y titular de la Agenda Digital, Neelie Kroes, fuentes comunitarias dijeron a Efe que los planes de los operadores "por supuesto tendrían que someterse a las normas de competencia de la UE".

No obstante, añadieron que, si la industria sienta las "condiciones adecuadas" y si se da una "competencia sana en los servicios" que se ofrezcan a las empresas y los consumidores, la creación de una red paneuropea "podría dar un gran impulso a servicios asequibles e innovadores".

También destacaron que Europa necesita un mercado de comunicaciones electrónicas "pujante", que contribuya al crecimiento y la creación de empleos y a la transición a la economía digital.

Para ello, consideran necesario "superar la actual fragmentación del mercado" de las telecomunicaciones.

"Un mercado de las telecomunicaciones totalmente integrado podría traer beneficios del orden de 110.000 millones de euros al año, o más del 0,8 % del PIB" de la UE, indicaron.

Recordaron que en los próximos meses la CE adoptará una recomendación consistente en obligaciones no discriminatorias y metodologías de costes que refuercen las inversiones en banda ancha fija, así como propuestas para reducir los costes hasta en un 25 % del despliegue de nuevas redes.

Para impulsar las comunicaciones sin cables, la CE también propondrá acuerdos para compartir el uso del espectro radioeléctrico, como parte de un plan de acción que propondrá en el primer trimestre de este año.

Las fuentes subrayaron que, precisamente, uno de los asuntos claves de ese plan de acción es la posibilidad de compartir infraestructura, de forma que se garantice el desarrollo de la banda ancha móvil y la provisión de internet de alta velocidad combinando esquemas nacionales de "roaming" (servicios móviles desde otros países) y espectro radioeléctrico.