El consejo de administración de American International Group (AIG) rechazó hoy unirse a la demanda presentada por su exconsejero delegado Maurice Greenberg contra el Gobierno de EE.UU. por las condiciones del rescate de la aseguradora durante la crisis de 2008.

La decisión se produce un día después de que la empresa confirmara que estudiaba formar parte de esa querella, tal y como habían publicado varios medios de información, lo cual levantó una gran polémica y se ganó las críticas de varios líderes políticos en Washington.

Finalmente, la junta directiva de la empresa ha decidido no unirse a esa demanda, presentada por Greenberg a finales de 2011, en la que alega que los altos tipos de interés y la participación del 92 % que AIG tuvo que entregar al Gobierno a cambio del rescate de 182.000 millones de dólares fueron injustos para sus accionistas.

La querella fue interpuesta a nombre de Starr International, la compañía que dirige ahora Greenberg y que es uno de los accionistas de AIG, y en ella se solicita una indemnización de 25.000 millones de dólares por lo que califica como daños a la empresa y actuación inconstitucional.

Sin embargo, el consejo de administración de la aseguradora ha decidido no participar en esa acción judicial y detalló que enviará un comunicado formal ante los tribunales en las próximas semanas para confirmar esta decisión y detallar las razones detrás de la misma.

"Al considerar y finalmente rechazar la demanda que se nos presenta, la junta directiva ha ejecutado propiamente sus obligaciones fiduciarias y legales con AIG y sus accionistas", dijo hoy el presidente del consejo, Robert Miller, en un comunicado.

Miller añadió que la compañía cumplió con su promesa de reconstruir la empresa y devolver cada dólar que los contribuyentes "invirtieron" en ella, ya que recordó que la empresa ya ha entregado al Gobierno 205.000 millones de dólares, lo que supone unas ganancias de 22.700 millones sobre el importe del rescate.

En septiembre de 2008, el Gobierno estadounidense inyectó más de 180.000 millones de dólares en AIG para evitar su quiebra, a la que se veía abocada por su alta exposición a las denominadas "hipotecas basura".

Las acciones de AIG subieron hoy un 0,31 % en la bolsa de Nueva York (NYSE) para cambiarse por 35,76 dólares cada una, mientras que en los últimos doce meses acumulan una revalorización del 51,9 %.