Diez presuntos talibanes paquistaníes murieron hoy tras dos bombardeos efectuados por aviones no tripulados ('drones') de EEUU en la región tribal de Waziristán del Norte, en el noroeste de Pakistán, informó a Efe una fuente oficial.

El primer ataque dejó cuatro muertos y tuvo lugar apenas pasada la medianoche en la zona de Miralí.

Su objetivo era un inmueble en el que operaba un grupo del TTP (siglas bajo las que se agrupan los talibanes paquistaníes), precisó un funcionario del organismo coordinador de las áreas tribales desde la cercana ciudad de Pesháwar.

El segundo bombardeo, según la fuente, tuvo lugar unos 20 minutos más tarde en la zona de Esukhel y también tenía como objetivo un inmueble que servía de refugio a miembros del TTP, seis de los cuales murieron.

Este año ya se han producido al menos cinco bombardeos con drones en las zonas tribales de Waziristán del Norte y del Sur, principales feudos del movimiento talibán paquistaní y de grupos integristas que actúan a ambos lados de la frontera entre Afganistán y Pakistán.

El pasado sábado, al menos 17 personas murieron en tres bombardeos, mientras que el jueves un ataque mató a nueve personas, entre ellas un importante líder local del TTP, el mulá Nazir.

Las operaciones con aviones no tripulados aumentaron considerablemente tras la llegada a la presidencia de Estados Unidos de Barack Obama, en 2008, y tuvieron su pico a finales de 2009 y en 2010.

Desde entonces ha habido una progresiva disminución en paralelo al deterioro de las relaciones entre Washington e Islamabad.

Estos ataques cuentan con el consentimiento tácito del Gobierno paquistaní, aunque la política oficial de Islamabad es criticarlos en público por el fuerte rechazo que despiertan en amplios sectores del país a causa de la muerte de civiles.