La inflación en Chile cerró el año 2012 con una tasa del 1,5 por ciento, después de que en diciembre el índice de precios al consumidor (IPC) no registrara variación, informó hoy el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

La inflación anual se situó por debajo de las expectativas del Banco Central, que en septiembre preveía un incremento de precios del 2,5 % en 2012, y es notablemente inferior a las tasas registradas en 2011 (4,4 %) y en 2010 (3 %).

También la tasa de diciembre (0 %) fue inferior a las previsiones de los expertos, que anticipaban un alza de entre el 0,1 y el 0,2 %.

Para 2013, el Banco Central proyecta que la inflación ronde el 3 %.

La moderada alza de precios se combina en Chile con un fuerte crecimiento económico, que en noviembre alcanzó un 5,5 % interanual, y un bajo desempleo, que se situó en el 6,2, % en el trimestre septiembre-noviembre.

La inflación subyacente, que excluye el precio de los combustibles y las frutas y verduras frescas, se situó en el último mes de 2012 en el 0,3 % y acumuló en todo el ejercicio un aumento del 1,3 %, lejos del 3,3 % registrado en 2011.

En diciembre, cuatro de las doce divisiones que conforman la canasta del IPC registraron disminuciones en sus índices, entre las que destaca la de alimentos y bebidas no alcohólicas (-1,2 %).

Entre las divisiones que experimentaron alzas se encuentra la de alojamiento, agua, electricidad, gas y otros combustibles (0,7 %), con especial incidencia de los precios de la electricidad, que anotaron un alza del 3 %.