La prima de riesgo de España, que mide el grado de confianza de los inversores ante el país, comenzaba la sesión sin cambios desde el cierre precedente en 352 puntos básicos, mínimo desde finales de marzo pasado, según datos del mercado.

El diferencial entre el bono español a diez años y el alemán del mismo plazo se mantenía estable pese a que el interés del bono hispano caía al 5,013 % y el del bono germano avanzaba hasta el 1,532 %.

Desde comienzos de año, la calma impera en el mercado secundario de deuda, y el riesgo país de España se ha mantenido en torno a 350 puntos básicos, disipada casi por completo la convicción de que el país debería pedir asistencia financiera a Europa.

Este moderado nivel de riesgo, el más bajo desde marzo del año pasado, debería permitir a España reanudar sin problemas, el próximo jueves, las emisiones de deuda, según los expertos.

El Tesoro Público tiene prevista una subasta de bonos y obligaciones con distintos vencimientos de la que aún se desconoce el importe.

En la misma línea se movían las primas de riesgo de otros países de la zona del euro, ya que la de Grecia caía a 969 puntos básicos, la de Portugal a 477, y la de Italia se quedaba en 273.

En cuanto a los futuros, que adelantan el comportamiento de la deuda europea, subían al 142,93 % desde el 142,75 % anterior, en tanto que los que predicen el futuro de la deuda estadounidense comenzaban la jornada en el 131,21 %.