La Cancillería de Ecuador anunció hoy la aplicación de un nuevo reglamento para el uso de la valija diplomática, luego del escándalo que el año pasado se desató por el hallazgo de droga en un envío oficial a Italia.

El canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, explicó en una rueda de prensa que el reglamento incorpora nuevos controles en los procedimientos para el embarque de la valija para evitar que en el futuro se presenten hechos similares.

A principios del año pasado, las autoridades italianas encontraron 13,5 kilos de cocaína en estado líquido, oculta en unos jarrones de promoción cultural que habían sido situados en la valija diplomática ecuatoriana con destino al consulado en Milán.

Cuatro ecuatorianos y un estadounidense fueron detenidos en Italia y, según el canciller, tres de ellos aceptaron su participación y fueron condenados a prisión.

Aunque no descartó que próximamente sean imputados otras personas, incluidos funcionarios de la Cancillería, Patiño aseguró que, de momento, no han sido vinculadas autoridades diplomáticas del país ni en el proceso en Italia ni en Ecuador.

En caso de que en adelante algún funcionario sea imputado, tendrá que responder en el proceso y podría ser destituido, añadió el canciller.

Dijo que espera un informe de la Contraloría General del Estado para determinar si existen responsabilidades legales sobre funcionarios u otras personas involucradas en el hallazgo de droga en la valija diplomática.

Patiño explicó que el nuevo reglamento para el uso de la valija diplomática establece que será la Empresa de Correos del Ecuador la que se encargue del transporte de la encomienda oficial al exterior y ya no empresas privadas.

El canciller dijo que la normativa incluye "claras definiciones" sobre la cadena de custodia de las encomiendas oficiales, así como en el despacho, transporte y manejo de la valija, tanto para el procedimiento de la Cancillería en Ecuador como en las legaciones diplomáticas en el extranjero.

Añadió que son once normas de seguridad incorporadas en el nuevo reglamento que incluyen procedimientos de vigilancia y control a través de circuitos cerrados de vídeo, reportes fotográficos, soportes digitales, sistemas de alertas informáticas de ingreso de personas al recinto exclusivo creado para esa labor, entre otros.