Al menos cuatro personas, incluidos tres civiles, murieron y otras 15 resultaron heridas hoy en un doble atentado suicida contra la administración local en la conflictiva provincia de Kandahar, en el sur de Afganistán, informó a Efe una fuente oficial.

Según explicó el portavoz del gobernador de Kandahar, Javed Faisal, los terroristas hicieron estallar las cargas explosivas que portaban en torno a las 12.00 hora local (07.30 GMT) frente al edificio que alberga el Consejo Local del distrito de Spin Boldak.

De acuerdo con esta versión, en el momento del ataque se celebraba en el inmueble una reunión de altos cargos de la demarcación.

Faisal agregó que entre los muertos figura un miembro del Consejo y precisó que el resto de las víctimas son civiles.

Kandahar está considerado el bastión espiritual de los insurgentes talibanes, que desde hace más de una década luchan por derrocar al Gobierno afgano y forzar la salida del país de las tropas extranjeras.

Su objetivo es restaurar en Afganistán el régimen fundamentalista islámico que hubo desde 1996 hasta 2001, año de la invasión estadounidense que derrocó a los talibanes.

Para hostigar a sus oponentes, los insurgentes recurren sobre todo a atentados suicidas y bombas colocadas en los caminos.

Ayer, un artefacto explosivo ubicado en una carretera acabó con la vida de cuatro personas, incluidos dos oficiales de los servicios secretos afganos, al estallar al paso de un furgón policial en la región de Uruzgán, también en el sur del país.