Varios agentes policiales resultaron heridos en el este de Belfast tras ser atacados anoche por un gran grupo de violentos opuestos a la retirada de la bandera británica del Ayuntamiento de esa ciudad, informó hoy la policía de Irlanda del Norte.

Alrededor de "300 personas" resultaron involucradas en estos nuevos disturbios ocurridos anoche en las zonas de Castlereagh Street y Templemore Avenue.

El grupo de violentos "lanzó petardos, ladrillos y cócteles molotov en un ataque continuado contra los agentes", que reaccionaron con la utilización cañones de aguas, según explicó hoy la policía norirlandesa (PSNI), que efectuó "varias detenciones".

El ministro principal de Irlanda del Norte, Peter Robinson, ha tildado de "vergüenza" la violencia empleada contra la policía y ha dicho que "cualquier unionista de bien querrá canalizar su energía en actividades políticas para tratar de encontrar soluciones políticas a los problemas a los que nos enfrentamos".

El pasado jueves, diez agentes de la PSNI resultaron heridos en otros altercados violentos ocurridos en el este de Belfast, durante otra manifestación en rechazo a la decisión de reducir el número de días en los que la llamada "Union Jack" ondeará desde el Ayuntamiento de esa ciudad.

Grupos de jóvenes protestantes han llevado a cabo una campaña de manifestaciones callejeras desde el pasado 3 de diciembre, cuando por 29 votos a favor y 21 en contra los concejales aprobaron una moción del partido multiconfesional Alianza que permitirá que la bandera ondee solo en ciertos días del año, tal y como ocurre en otros edificios gubernamentales y en el castillo de Stormont, sede de la Asamblea autónoma.

Hasta entonces, la llamada "Union Jack" lucía a diario en la fachada del Ayuntamiento, motivo por el que los concejales nacionalistas pidieron su retirada definitiva para crear "un ambiente de neutralidad en una ciudad dividida".

Hasta la fecha, casi 40 agentes policiales han resultado heridos, varios políticos han recibido amenazas de muerte y varios inmuebles y domicilios han sido dañados a consecuencia de estos altercados violentos.