El exdirectivo de televisión peruano José Francisco Crousillat fue liberado hoy tras cumplir una condena de ocho años de prisión por haber recibido dinero del exasesor presidencial Vladimiro Montesinos para promover en su medio la reelección de Alberto Fujimori, en el año 2000.

Crousillat y su padre José Enrique, entonces dueños del canal América Televisión, pusieron la línea editorial de su medio al servicio del Gobierno de Fujimori (1990-2000), que quedó en evidencia en un vídeo de Montesinos que muestra al primero recibiendo pilas de billetes.

José Francisco fue hallado culpable por los delitos de asociación ilícita para delinquir en agravio del Estado, corrupción de funcionarios y contra la administración pública en la modalidad de peculado (hurto), mientras que su padre cumple una condena que culminará en 2014.

"Me arrepiento de haberme equivocado, de haber tomado el camino fácil. Además, he cambiado. Voy a demostrarlo", declaró Crousillat a los periodistas a su salida del penal San Jorge.

En 2010, José Enrique Crousillat recibió un indulto humanitario que tuvo que ser revocado tras mostrarse en público en un excelente estado de salud.

En febrero de 2001, se autorizó la captura de los empresarios y en abril de 2002 éstos fueron ubicados en Argentina por la Interpol.

En noviembre de 2004, los Crousillat intentaron fugarse a Chile, pero fueron capturados en la frontera y recluidos en Argentina hasta que fueron extraditados a Perú en 2006.

Montesinos, quien orquestó una red de corrupción en las instituciones peruanas y dirigió en la sombra el Servicio de Inteligencia Nacional, cumple actualmente una condena de 25 años de prisión por violaciones a los derechos humanos, entre otras menores por corrupción y tráfico de armas.

Fujimori también cumple una pena de 25 años de prisión por la autoría mediata de 25 asesinatos ocurridos durante su Gobierno, además de otras condenas menores.