El primer ministro de Hamás en Gaza, Ismail Haniye, instó hoy a mantener reuniones "activas" con el partido Al Fatah para retomar las conversaciones sobre la reconciliación palestina y conseguir una unidad "fuerte e indestructible".

"Llamo a mantener reuniones serias para conseguir una unidad nacional fuerte e indestructible", señaló Haniye en un mensaje enviado a los periodistas.

En referencia a la celebración ayer, viernes, del 48 aniversario de Al Fatah en la franja de Gaza, por primera vez desde que Hamás tomó el poder de la misma en 2007, Haniye indicó que su Gobierno quiere aprovechar ese acto para conseguir "una unidad basada en la protección de los principios nacionales".

El viernes, Haniye telefoneó al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y líder de Al Fatah, Mahmud Abás, para felicitarle por el 48 aniversario de la fundación de su partido.

Cientos de miles de seguidores de Al Fatah celebraron ayer en la franja, por primera vez en cinco años, el aniversario de la formación, en un acto masivo en la plaza Al Saraya de Gaza capital.

En un mensaje transmitido vía telefónica a los congregados en la plaza, Abás prometió que les verá "pronto" y aseguró que no hay alternativa a la unidad y la reconciliación de las facciones palestinas.

"Nos encontraremos pronto y estrecharé la mano de cada uno de vosotros", aseguró Abás ante una plaza atestada de seguidores de Al Fatah y de las banderas amarillas del partido que fundó Yaser Arafat el 1 de enero de 1965.

El presidente palestino y actual líder de la formación nacionalista subrayó que "la unidad nacional es la base sobre la que cuentan todas las facciones palestinas" y añadió que "acabar con el bloqueo israelí es otra importante prioridad para hacer libre a la franja de Gaza y que ésta se una a todos los territorios palestinos libres".

En diciembre la ANP, gobernada por Al Fatah, permitió a Hamás celebrar su 25 aniversario en Cisjordania, también por primera vez en cinco años.

Ambas celebraciones fueron posibles gracias al nuevo ambiente surgido entre las dos facciones tras la ofensiva israelí en Gaza del pasado noviembre, que ha provocado constantes gestos y declaraciones en favor de la unidad interpalestina, negociada sin éxito desde hace años.