Las fuerzas de seguridad de Honduras decomisaron un arsenal, incluido un fusil AK-47 con baño de oro, diamantes y esmeraldas, en una hacienda del norte del país, informaron hoy fuentes oficiales.

El director de la Policía Nacional, Juan Carlos Bonilla, dijo a periodistas que entre las armas decomisadas hay 15 fusiles AK-47, entre ellos uno bañado en oro, con diamantes y esmeraldas, y que la operación se ejecutó la noche del viernes en una hacienda, al parecer abandonada, situada en el municipio de Choloma, Cortés.

Además, se confiscaron 32 pistolas, una escopeta, fusiles AR-15, lanzagranadas, granadas, siete chalecos antibalas usados por militares estadounidenses y más de 500 proyectiles de distintos calibres, agregó.

El director de la Policía indicó que como resultado del hallazgo se detuvo a dos guardias de seguridad privada, que custodiaban el lugar, a quienes no identificó.

Según una investigación preliminar, las armas "estaban siendo almacenadas para transportarlas a otros países", aunque no precisó a cuales, indicó, por su parte, a periodistas el portavoz de la Policía en San Pedro Sula (norte), Leonel Sauceda.

La operación es "un duro golpe contra el crimen organizado", subrayó Sauceda, quien apuntó que se desconoce de quién es la propiedad.