El desempleo registrado en España bajó en 59.094 personas en diciembre respecto al mes anterior, con lo que el total de desempleados a cierre de 2012 se situó en 4.848.723, un 9,64 % más respecto a 2011, según publicó hoy el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Pese a que es el mayor descenso registrado en un mes de diciembre en toda la serie histórica, en el conjunto de 2012 el desempleo se incrementó en 426.364 personas.

Por su parte, la Seguridad Social cerró 2012 con 16.442.681 afiliados medios, el 4,57 % menos que un año antes (787.240 personas), lo que supone volver a niveles de 2003, según los datos publicados hoy por el Ministerio de Empleo.

Respecto a noviembre, en diciembre el desempleo bajó sobre todo en el sector servicios (el 1,62 %), entre el colectivo sin empleo anterior (el 3,58 %) y en la agricultura (el 1,62 %), y subió en la construcción (el 0,58 %)) y en la industria (el 0,52 %).

También se redujo entre los jóvenes menores de 25 años, y entre los extranjeros el desempleo bajó en 4.366 personas en diciembre respecto al mes anterior y en 13.853 en todo 2012, hasta situar el total en 612.050.

Además, en 2012 se firmaron un 1,33 % menos de contratos respecto al año anterior.

Estos datos de desempleo corresponden a las personas que están registradas en las oficinas públicas de empleo, y la cifra es inferior a la Encuesta de Población Activa (EPA), que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE) con carácter trimestral.

Según los últimos datos de este organismo, publicados el pasado 26 de octubre, el número de desempleados en España en el tercer trimestre de 2012 alcanzó 5.778.100 de personas, el 25,02 % de la población activa, en un nuevo máximo histórico.

En cuanto al gasto en prestaciones por desempleo, éste ascendió a 2.693 millones de euros en noviembre pasado, lo que supone un aumento del 4,9 % respecto al mismo mes de 2011, según el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

El total de perceptores en noviembre llegó a 3.001.078, un 3,8 % más respecto a noviembre de 2011, y los beneficiarios extranjeros (que suponen el 11,18 % del total) fueron 335.663, el 11 % menos.

Es descenso fue superior en el caso de los procedentes de países no comunitarios (15,3 %), mientras que de los comunitarios fue del 2,1 %.

El gasto en prestaciones de los extranjeros, que supone el 9 % del total, disminuyó el 10,6 % hasta los 241,4 millones de euros.