Latinoamérica terminó las celebraciones de Fin de Año con la mala noticia de que en la región hubo por lo menos 278 muertes y centenares de heridos en hechos violentos y accidentes durante esas fiestas.

El último de esos fallecimientos se produjo hoy en Colombia, donde una niña de 11 años murió en la ciudad de Medellín (noroeste) tras haber sido alcanzada en la cabeza por una bala perdida, al parecer disparada por alguien que celebró el Año Nuevo con tiros al aire, informaron fuentes policiales.

Esta se suma a las otras 78 muertes violentas (21 de ellas asesinatos) producidas durante la noche de Año Nuevo, como previamente había informado el director de la institución forense de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés.

Valdés explicó hoy que se consideran muertes violentas las derivadas de un homicidio, de accidentes de tránsito o caseros, suicidios y violencia intrafamiliar, punto que este año "se agudizó en Colombia".

Por su parte, en Paraguay, al menos 48 personas perdieron la vida, en su mayoría en accidentes de tráfico, desde el sábado hasta el martes durante las celebraciones de Año Nuevo, informó hoy la Policía Nacional.

El departamento de Relaciones Públicas de la Policía informó en un comunicado que 23 personas fallecieron en accidentes de tráfico, mientras que otras 12 muertes fueron a causa de homicidios. También se registraron 6 suicidios, 3 ahogamientos, 2 electrocuciones y otras 2 muertes por causas aun sin determinar.

En Honduras, 27 personas murieron de forma violenta, (23 por arma de fuego y 4 por armas blancas), mientras que otras 3 fallecieron en accidentes de tráfico.

Bolivia registró el fallecimiento de 28 personas, 20 de ellas en el departamento en La Paz, en "accidentes, homicidios y suicidios", según informó este miércoles el comandante nacional de la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen (FELCC), coronel Walter Paco.

Mientras tanto, 26 personas perdieron la vida (25 en accidentes de tránsito y la otra por intoxicación alcohólica) y 805 resultaron afectadas durante la celebración de la llegada de 2013 en la República Dominicana, informó hoy el Centro de Operaciones de Emergencias (COE).

El balance fue muy similar en Guatemala, que registró al menos 23 muertes de forma violenta o en las carreteras, según el reporte preliminar de los cuerpos de socorro y la Policía Nacional Civil (PNC) entregado ayer.

De acuerdo con las estadísticas de los bomberos y la Policía, 16 personas murieron por heridas de armas de fuego en diferentes hechos de violencia registrados en varios puntos del país entre la madrugada del 31 de diciembre y el mediodía del martes.

En Chile, 19 personas fallecieron en accidentes de tráfico durante el fin de semana de Año Nuevo, un 70 % más que el año precedente, informó hoy la Policía de Carabineros.

A su vez, los salvadoreños tuvieron que lamentar 8 asesinatos y 5 muertes en accidentes de tránsito, cifra a la que se suman 40 heridos, incluyendo a 7 niños quemados por petardos, dijeron a Efe autoridades de la Dirección de Protección Civil y la Policía Nacional Civil.

En Nicaragua, tres personas murieron por armas de fuego, una por agresión y otra en un accidente de tránsito, mientras que ocho resultaron lesionadas durante las fiestas de Fin de Año, informó (martes) la Policía Nacional. Esta cifra es casi la mitad de la registrada un año atrás, cuando hubo nueve muertos.

Y en Costa Rica, entre el 31 de diciembre y el 1 de enero hubo tres muertes, una de ellas por una agresión con arma blanca, según informó hoy la Cruz Roja y a falta de datos oficiales.

Entre tanto, Uruguay solo tuvo dos fallecimientos, los dos registrados en accidentes de tránsito, mientras que en Argentina un niño de 4 años murió la madrugada del martes tras recibir un disparo, cuando su padre y su abuelo pretendían festejar con escopetazos al aire la llegada de 2013. A eso se añaden al menos 322 heridos por hechos de violencia, quemaduras y accidentes.

En Ecuador también hubo un muerto, aunque en total se reportaron otros 145 casos por emergencias, 39 correspondientes a accidentes de tránsito, 22 a violencia civil y 83 emergencias médicas, según datos de la Cruz Roja.

En Panamá, 5 personas, entre ellas un niño, resultaron gravemente heridas en la madrugada de Año Nuevo por el estallido, tras un "descuido", de un cilindro de gas de cocina en una vivienda de la periferia de la capital panameña, informaron socorristas citados por la emisora local RPC Radio.

Por último, en Perú, no se reportaron muertos por esta festividad pese a que los bomberos atendieron 114 emergencias, de las cuales 51 fueron médicas, 53 de incendios y el resto fueron rescates en vehículos.

Estas cifras, que serían mayores si se contaran con los datos finales o consolidados de países como Brasil, México y Venezuela, se unen a las por lo menos 560 muertes que se registraron una semana atrás durante las fiestas de Navidad en Latinoamérica.