La prima de riesgo de Italia, que se mide con el diferencial entre el bono italiano a 10 años y su homólogo alemán, se relajó hoy hasta tocar los 288 puntos básicos y el rendimiento de los bonos decenales en el mercado secundario se situó en el 4,33 %, en niveles de diciembre de 2010.

Tras cerrar 2012 en torno a los 318 puntos básicos, en la apertura de hoy la prima de riesgo registró los 307 puntos y durante la mañana se ha relajado progresivamente, hasta situarse por debajo de los 290, en una jornada marcada por el acuerdo alcanzado en Estados Unidos para evitar el llamado "abismo fiscal".

A principios de diciembre, el primer ministro italiano, el dimisionario Mario Monti, subrayó su objetivo de que la prima de riesgo del país llegara a descender hasta los 287 puntos, ya que este valor representa la mitad de los 574 puntos registrados en noviembre de 2011, que marcaron el inicio de la experiencia del Gobierno técnico en Italia.

Los niveles del riesgo país vuelven así a los registrados a principios de diciembre, cuando la prima de riesgo cayó por debajo de los 300 puntos, aunque durante ese mes sufrió diferentes oscilaciones.

Unas oscilaciones influenciadas, entre otros motivos, por las tensiones políticas dentro de Italia, con el anuncio hecho por Monti el 8 de diciembre sobre su intención de dimitir una vez quedara aprobada por el Parlamento la Ley de Presupuestos y de poner fin de forma anticipada a la legislatura.

Mario Monti asumió el cargo de primer ministro el 16 de noviembre de 2011, tras la dimisión de Silvio Berlusconi, en un momento en el que Italia estaba en el punto de mira de los mercados por las dudas que despertaba su solvencia financiera y que habían llevado a que la prima de riesgo alcanzara su máximo histórico de 574 puntos pocos días antes, el día 9 del mismo mes.

El mandato de Monti se ha concentrado en sanear las cuentas públicas, con un plan de ajuste de más de 30.000 millones de euros, con varias medidas para estimular el crecimiento y lograr rebajar la presión sobre la deuda tras su investidura.

Con todo, la prima repuntó durante el mandato Monti (incluso hasta los 500 puntos básicos el pasado julio) ante la incertidumbre generada en los mercados por el hecho de que la falta de actuación de los acuerdos en el seno de la Unión Europea (UE) pudieran arrastrar a España e Italia, cuarta y tercera economías de la zona euro, respectivamente.