Guatemala redujo en 2012 su tasa de homicidios en cinco puntos, al descender de 37 a 32 muertes violentas por cada 100.000 habitantes, según las estadísticas de la Policía Nacional Civil (PNC) presentadas hoy.

De acuerdo con el informe, durante el año pasado este país centroamericano registró un total de 5.174 muertes violentas, lo cual representa un descenso del 8,93 % respecto a las 5.681 muertes registradas en 2011.

Ello implica una baja de cinco puntos, de 37 a 32, en la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes, y una reducción de 508 muertes respecto al año anterior.

Según las estadísticas, diciembre fue el mes más violento del año con 514 homicidios, y abril el que menos homicidios registró con 358 casos.

Los números de 2012 también representan una importante reducción en los niveles de violencia en Guatemala en los últimos cinco años, de hasta 17,77 % respecto a 2008.

Las cifras oficiales ubican a 2009 como el más violento de la historia reciente del país con un total de 6.498 homicidios, seguido de 2008, con 6.292; 2010 con 5.960 y 2011 con 5.681.

En los femicidos Guatemala también tuvo un respiro en 2012, ya que la cifra se redujo el 8,2 % respecto al 2011, al bajar de 610 a 560 casos.

En una entrevista con Efe la semana pasada, el presidente Otto Pérez Molina aseguró que la reducción en los homicidios es uno de los logros más importantes de su primer año de Gobierno, el cual fue posible por las Fuerzas de Tarea promovidas desde el inicio de su gestión.

Las Fuerzas de Tarea son grupos de acción integrados por investigadores y agentes especializados en delitos contra la vida, femicidios, robo de carros, secuestros y extorsiones.

"Las Fuerzas de Tarea han dado resultados importantes (...) pero falta cosas por afinar, las cuales se resolverán el próximo año", señaló el gobernante.

Por su parte, en declaraciones a medios locales, el ministro guatemalteco del Interior, Mauricio López Bonilla, dijo que "bajar en cinco (puntos) la tasa de homicidios es un éxito", y aseguró que en 2013 "la población va a empezar a percibir un cambio de fondo en el tema de seguridad".

Según las autoridades, la violencia que padece este país centroamericano es originada por las temidas pandillas juveniles, los carteles del narcotráfico y los grupos del crimen organizado.