El principal partido prokurdo de Turquía, Paz y Democracia (BDP), ha expresado su escepticismo respecto a la negociación del gobierno turco con los dirigentes del Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), informó hoy la prensa turca.

"Es una información con una única fuente y no tenemos posibilidad de confirmarla por otras vías, de manera que no tenemos motivo para creérnosla", dijo la copresidenta del BDP, Gültan Kisanak, al diario turco 'Radikal'.

Ayer, otro rotativo turco había afirmado de que Ankara está negociando con el fundador del PKK, Abdullah Öcalan, preso desde 1999, para que la guerrilla kurda abandone las armas en primavera de este año.

Yalçin Akdogan, asesor jefe del primer ministro turco, confirmó la noticia horas más tarde, pero advirtió de que no se podían esperar resultados en los próximos meses porque el proceso sería largo y complicado.

Kisanak, sin embargo, ha puesto en duda que haya negociación alguna, al recordar que Öcalan lleva año y medio en régimen de aislamiento y que la única fuente para la supuesta negociación es el propio Gobierno.

"Nadie tiene posibilidad de comunicarse con Öcalan, nadie puede averiguar si estas especulaciones corresponden a la verdad o si son una manipulación, ni sabemos qué intención hay en hacerlas públicas", afirmó la diputada del BDP.

"Incluso si es verdad, no será algo fructífero porque para que haya un resultado positivo, el pueblo tiene que confiar, pero nadie dará valor a las especulaciones unilaterales", dijo Kisanak.

El proscrito PKK, la guerrilla kurda, tomó las armas en 1984 para alcanzar la autodeterminación de los aproximadamente 15 millones de kurdos que viven en el sureste de Turquía y desde entonces más de 45.000 personas han muerto en el conflicto.

El año 2012 fue el más sangriento de la última década, al morir más de 500 guerrilleros del PKK y 140 miembros de las Fuerzas Armadas y la Policía turcas en enfrentamientos armados, según las cifras oficiales turcas.