La alta representante para la Unión Europea, Catherine Ashton, mostró hoy su "preocupación" por la deriva de los acontecimientos en la República Centroafricana donde prosigue el avance de los rebeldes hacia Bangui, la capital.

"Vivo con preocupación la crisis que perdura en la República Centroafricana. En esta situación, es esencial que todas las partes se comprometan a resolver la disputa por medios pacíficos, a través del diálogo y la negociación", apuntó la jefa de la diplomacia europea.

Ashton hizo un llamamiento "a todas las partes" a evitar "el uso de la violencia" con el fin último de "proteger a la población civil".

Así, pidió a las autoridades que tomen "toda las medidas necesarias" para poner freno, sin más dilación, a todos los abusos que se están cometiendo contra la población civil.

La alta representante se ha mostrado satisfecha por los esfuerzos que están realizando sobre el terreno organizaciones regionales como la comunidad económica de los estados africanos y la Unión Africana.

El Gobierno de la República Centroafricana impuso este primero de año el toque de queda en esta capital para permitir al Ejército un mejor control en la demarcación, mientras prosigue el avance hacia Bangui de la coalición insurgente Seleka.